artÍCULOS DE Pablo López Fuentes - Psicología y Psicoterapia
Pablo López Fuentes - Psicología y Psicoterapia
Lic. Pablo López Fuentes
C/ Ciscar, 55. 1º - 1ª - 46005 Valencia
963 471 220 - 652 226 050 - Fax: Mas información

Depresión - ansiedad - baja autoestima - problemas sexuales - miedos - celos - obsesiones - insomnio - anorexia - bulimia - trastornos psicosomáticos - crisis existenciales...

Curación por el pensamiento: la capacidad de elegir tu pensamiento es la herramienta de transformación y de curación más poderosa que existe y que posees. Quizás es tu momento, aprende a utilizarla.
Psicoterapia Breve Caracteroanalítica (PBC): psicoterapia focal de corta duración (6-24 sesiones). Muy eficaz en la eliminación de síntomas.
Vegetoterapia Caracteroanalítica (VCA): proceso profundo dentro del campo de la psicoterapia corporal cuyo objetivo es recuperar el bienestar y la salud reequilibrando el Sistema Nervioso Vegetativo, sede fisiológica del inconsciente y de las emociones.


La Coraza II. Manifestaciones corporales.
En continuidad con el artículo anterior, en este hago referencia a las manifestaciones corporales que atañen a la coraza caracteromuscular.
Como punto de partida tomemos expresiones verbales cotidianas: ‘el corazón en un puño’, ‘se me revuelven las tripas’, ‘me asfixio’, ‘no lo trago’, ‘tengo el estómago encogido’, ‘la piel de gallina’, etc.. Así  mismo tenemos otras como ‘me derrite’, ‘se me hace la boca agua’, ‘es una persona cálida’, ‘tiene un gran corazón’, ‘tiene los ojos muy vivos’, ‘no quepo en mi’, ‘está que se sale’.. etc.. Todas ellas expresan en el lenguaje cotidiano, por una parte sensaciones desagradables correspondientes a respuestas viscerales (vegetativas) en las que hay un predominio del simpático, y por otra parte a sensaciones placenteras en las que hay un predominio equilibrado del parasimpático.
Si hay algo común a toda la especie humana son nuestras respuestas viscerales. Son  las mismas para un aborigen australiano que para un broker de Wall Street, lo único que cambia es el motivo por el cual se desencadenan... al primero le dan taquicardias al verse desarmado frente a una manada de dingos (perros salvajes) australianos, al segundo le ocurre igual cuando las cifras de la bolsa apuntan a que se va a la ruina,  pero a niveles profundos, en nuestro cerebro primitivo, el significado es el mismo para ambos.


Junto a estas se dan también respuestas musculares (somáticas): tensamos o relajamos la mandíbula, el cuello, la espalda, los hombros, el abdomen, etc... luego quizás se resienten las mandíbulas, las cervicales, nos mareamos, se nos duermen las manos, nos duele el estómago,....


Aun hay otras de las que apenas somos conscientes pero que tienen importantes consecuencias. Son las respuestas neurohormonales que acompañan a las anteriores. Varían nuestros niveles de neurotransmisores y hormonas: dopamina, serotonina, adrenalina, noradrenalina, acetilcolina, melatonina, insulina, estrógenos, testosterona, etc..


 Pues bien, estos tres tipos de respuestas actúan conjuntamente con el fin de mantener el equilibrio interno (homeostasia) de nuestro cuerpo, aunque sea un equilibrio desajustado o patológico que conlleve sufrimiento. Es a partir de la configuración de este conjunto en las capas profundas de nuestro cerebro de donde brotan y toman forma nuestras percepciones, emociones, sentimientos, pensamientos, acciones que constituyen nuestra interpretación de la realidad.


La realidad es la partitura y cada cual la interpreta según la orientación primordial de estos tres tipos de respuestas: vegetativas, somáticas y neurohormonales. Cualquier variable de nuestro entorno afecta a este conjunto y por tanto repercute sobre dicha interpretación. Una vez satisfechas las necesidades más básicas, la mayor repercusión la tienen las relaciones afectivas: conocidos, amigos, familiares, hijos, parejas....


 Es especialmente en la infancia -en realidad desde la concepción- y adolescencia cuando nuestro cuerpo se estructura aprendiendo y memorizando esta orientación primordial tanto si contribuye a que seamos más felices como más infelices. Estos inicios son los que preparan el terreno sobre el cual, si no cambia, construiremos el resto de nuestras vidas. Es el período en que se construye la coraza caracteromuscular.


Bien, pues lo verdaderamente interesante de todo esto es que la coraza caracteromuscular se puede transformar. Desde la VEGETOTERAPIA CARACTEROANALÍTICA, forma de psicoterapia corporal profunda que ejerzo, sobre la base de la relación terapéutica y utilizando técnicas corporales dinamizadoras del SNV (Sistema Nervioso Vegetativo) así como el análisis del carácter, se  va reblandeciendo la coraza haciéndose así posible que el paciente pueda llegar a experimentarse libre de la misma y capaz de gestionarla.


En la medida en que va aconteciendo dicha modificación el paciente se va encontrando con que sus formas de interpretar la realidad van cambiando, con que las percepciones, sentimientos, pensamientos y formas de actuar que durante toda su vida habían constituido su ‘forma de ser’ van transformándose en otras mucho más valiosas para desplegar su vida.


Esta transformación progresiva viene acompañada de recuerdos infantiles, reacciones vegetativas como sudoraciones, frío, temblores, relajación, calor, etc.., emociones reprimidas, que son precisamente la expresión del progresivo desbloqueo de la coraza caracteromuscular.


Paralelamente, cuando hay síntomas como depresión, trastornos sexuales, ansiedad, fobias, dificultades de relación, problemas de autoestima, trastornos alimentarios como la bulimia y la anorexia, un amplio abanico de enfermedades psicosomáticas, etc.. éstos van disipándose hasta desaparecer pues en el fondo no son mas que disfunciones generadas por la coraza caracteromuscular.


La VEGETOTERAPIA CARACTEROANALÍTICA es entoncesuna psicoterapia corporal profunda que deja libre a la persona para que recupere la capacidad de ser y la alegría de vivir, que es su verdadera naturaleza.

Otros artículos de la especialidad

C/Profesor Blanco, 13 - 28ª 46014 Valencia - Tel. 96 325 09 65 - www.alossanchez.com - Aviso Legal