artÍCULOS DE FisioValencia
FisioValencia

Avda. Constitución, 180 bajo - 46019 Valencia
963 466 544 - Fax: ContactarVisitar WebMas información

CENTRO DE FISIOTERAPIA Y RECUPERACIÓN FUNCIONAL

  • Tratamientos personalizados
  • Fisioterapia deportiva
  • Terapia manual
  • Tratamiento integral de la columna
  • Prevanción y tratamiento de lesiones (esguinces, contracturas, tendinitis, etc.)

SÍNDROME DE DOLOR MIOFASCIAL

Se define el Síndrome de dolor miofascial como el conjunto de signos y síntomas ocasionados por los puntos gatillo miofasciales. Así mismo, se define un Punto Gatillo Miofascial (PGM) como un punto doloroso asociado con un nódulo hipersensible palpable en una banda tensa de músculo esquelético. Los signos y síntomas más frecuentes asociados a la presencia de PGM son:

  • Dolor: profundo que se puede irradiar. El dolor por PGM puede alterar el sueño.
  • Debilidad muscular, fatigabilidad, reducción de la coordinación.
  • Los PGM provocan rigidez y acortamiento muscular.
  • Generalmente los síntomas se exacerban con la actividad, y pueden provocar dolor al estiramiento y reducción de la movilidad.

La presencia de puntos gatillo miofasciales  es extraordinariamente común y llegan a presentar un capítulo doloroso en la vida de todo el mundo en uno u otro momento. Estudios muestran que hasta el 85% de las admisiones en una clínica del dolor pueden presentar dolor musculoesquelético con presencia de PGM.

La etiología (origen) de los PGM es muy variada: Contracciones musculares repetidas aunque éstas sean de bajo nivel, contracciones no habituales, traumatismo directo, ansiedad, enfermedad y/o desorden neurológico, isquemia muscular, dolor visceral referido, radiculopatía, causas climáticas, y un largo etc.
Hay evidencias de que los PGM pueden ser un foco de dolor y sintomatología en distintas disfunciones mecánicas de la columna vertebral, diferentes tipos de cefaleas, en radiculopatías, en pacientes con síndrome de latigazo cervical, tendinopatías, etc.

Existen en la actualidad diversas técnicas de tratamiento de los PGM tales como la presión isquémica, el estiramiento con spray, la inducción miofascial, la terapia manual, fibrólisis diacutánea, masaje, electroacupuntura y diversas técnicas de punción seca entre muchas otras.

En cualquier caso cabe destacar que el tratamiento eficaz de un Síndrome de Dolor Miofascial causado por PGM habitualmente exige algo más que simplemente aplicar una técnica. A menudo es necesario encontrar y tratar la causa de activación y los posibles factores de perpetuación. Para ello se hace imprescindible una atención personalizada, debido a la etiología tan diversa y la multitud de factores de perpetuación. En estos casos una excesiva protocolización del tratamiento conlleva al fracaso.

La exploración exhaustiva del paciente en el momento que acude a la consulta así como la realización de una historia clínica detallada, es lo que nos permitirá tomar en perspectiva todos los aspectos pasados y presentes del problema para de este modo obtener un tratamiento exitoso.

En ocasiones una vez corregido el PGM y con ello el dolor, será necesario un tratamiento posterior que generalmente puede llevar a cabo el paciente en su domicilio, consistente en correcciones posturales, o en la ergonomía del trabajo o de  las actividades de la vida diaria para evitar las recidivas.

Por ello en FISIOVALENCIA  prima el trato personalizado, en el que los tratamientos se adaptan a la edad, actividad física y laboral, y patología de cada paciente.

Otros artículos de la especialidad

C/Profesor Blanco, 13 - 28ª 46014 Valencia - Tel. 96 325 09 65 - www.alossanchez.com - Aviso Legal