artÍCULOS DE Asistencia Diagnóstico Psicológico
Asistencia Diagnóstico Psicológico
Mª Eugenia Infanzón Cases
C/ Maestro Sosa, 31 - 22ª - 46007 Valencia
963 800 070 - 654 306 117 - Fax: Visitar WebMas información
Centro especializado en aplicación de hipnosis
Elaboración de informes yterapia individual y familiar
Psicología Clínica, Educativa, Jurídica

COMO CONTROLAR NUESTRA VIDA: CONOCIENDO Y EDUCANDO NUESTRO PENSAMIENTO

El pensamiento, nuestra representación de la realidad, tiñe nuestras vidas de su propio color. O en otras palabras, lo verdaderamente importante no es lo que percibimos, sino cómo lo representamos.

Imaginemos por un momento un limón. Lo visualizamos, lo pelamos, lo olemos, lo partimos en dos, lo acercamos a nuestra boca, lo saboreamos y lo mordemos, dejando que el zumo resbale por nuestra lengua. Separamos el limón ligeramente y lo exprimimos dejando que el ácido caiga lentamente en nuestra boca abierta y se extienda hasta nuestra garganta. Detengamos la lectura y dediquemos un tiempo razonable a imaginárnoslo. Si nos representamos realmente la situación, seguramente llegaremos a sentir sensaciones similares a las que tendríamos con el limón en la mano, sintiendo su sabor ácido e incluso llegando a salivar (Wilson y Luciano, 2002). En estas líneas no existe el limón; sin embargo, se ha hecho presente al mencionarlo y describirlo y podemos haber reaccionado casi como si la fruta realmente estuviera ahí. Las palabras, escuchadas, leídas o simplemente pensadas, han tomado la misma función que tenía el limón porque producen en nosotros un efecto similar. Nuestras reacciones corporales a los pensamientos son automáticas y se manifiestan en determinadas sensaciones; pero sentirlas no es una prueba de que el contenido del pensamiento (el limón en nuestro caso) exista o se ajuste a la realidad.

Algunos pensamientos nos traen al presente el dolor y el sufrimiento que representa: la pérdida de un ser querido, el fallo en el examen de mañana, la posibilidad de estar enfermo, lo que nos puede pasar si nos enfrentamos a lo que tememos, etc. La solución parecería fácil: dejar de pensar en ello; pero no es tan sencillo, no podemos dejar de pensar en lo que no queremos pensar. Con nuestras sensaciones y emociones nos pasa igual: cuanto más nos esforzamos por no sentirlas, más se hacen presentes. Podría parecer que la solución es pensar en otra cosa; pero nuestra atención está jerarquizada: atendemos a las cosas más importantes y lo más importante que tenemos entre manos es aquello que nos da miedo. Si hubiera un peligro presente, por ejemplo, una avispa volando cerca de nosotros no estaríamos muy atentos a leer estas líneas, quitar la atención que dedicamos a los pensamientos que nos indican una amenaza sería igual de difícil.

Leyendo esto podríamos pensar que somos esclavos de nuestros temores…pero no necesariamente. Nuestro pensamiento, nuestra capacidad de representar la realidad nos permite un enorme grado de libertad, sólo hay que aprender a reconocer y aceptar.

Si actuamos aceptando el riesgo, ponemos en marcha una serie de procesos:

  • La aceptación de las sensaciones: nos abrimos a sentir el sufrimiento y el miedo como parte de la solución.
  • La relativización de los pensamientos: dándonos cuenta de que, aunque sintamos determinadas cosas, pueden no corresponder a la realidad. Nos podemos estar engañando a nosotros mismos sin saberlo.
  • El descubrimiento de nuestros valores, por los que merece la pena luchar y sufrir y que nos conducen a un sentimiento de felicidad muy distinto del que conseguimos con el consumo o la diversión. * Realización de acciones comprometidas con nuestros valores.
  • Activación de la conciencia plena, para vivir el presente, abiertos a cualquier experiencia por dura que sea y también a disfrutar mejor de lo positivo.
  • Descubrimiento de quienes somos, por encima de nuestros pensamientos, sentimientos, sensaciones y emociones y de nuestra imagen social.

Mª Eugenia Infanzón

Otros artículos de la especialidad

C/Profesor Blanco, 13 - 28ª 46014 Valencia - Tel. 96 325 09 65 - www.alossanchez.com - Aviso Legal